El haber vivido en Marruecos, un país lleno de color, es la mayor ventaja de mi imaginación. Desde las alfombras hasta los mosaicos, las pieles, la alfarería, la arquitectura, las babuchas, la madera, las joyas, las especias, la henna, las lámparas, las palmeras, los ryads, el violeta y el naranja del atardecer. Es toda la ciudad de Marrakech y es la tribu azul del desierto.

menara2morocco131crafts01

 

marrakechcosmos157040.1